Cómo elaborar una estrategia de contenido digital efectiva

Daniel Pastrana Rubio

Organizar una estrategia de contenido coherente y construir una audiencia solida podría considerarse algo así como un puzzle: todas las piezas deben estar perfectamente encajadas para que la imagen final no tenga ningún fallo.

Los retos que se nos plantean a la hora de desarrollar una buena estrategia de contenido pueden llegar a ser algo frustrantes , pero todo puede cobrar sentido gracias a la creación de una estrategia editorial robusta y bien definida.

Proceso de creación

 

postscalendar

Para que elaborar una buena estrategia editorial no se convierta en un proceso tedioso, es vital entender el proceso de creación de un buen plan de contenidos, el cual podríamos resumir en tres simples conceptos:

Planificación – creación – participación

Planificación del contenido

Por breve que sea el contenido, siempre se tiene que llevar a cabo en concordancia con los objetivos que se hayan fijado en la estrategia de marketing Para no desviarse del camino, nunca debemos perder de vista los siguientes aspectos:

Define tu contenido.

La esencia del contenido debe responder a la pregunta ¿Por qué existe mi contenido? Dependiendo de la respuesta, tu plan de contenidos tomará una forma u otra.
El cometido del contenido debe estar reflejado en cada decisión editorial, de esta manera nos aseguraremos de que cada pieza del contenido que se produzca nos ayude a alcanzar nuestros objetivos generales.

Determina tu público

Ni que decir tiene que el sistema ha cambiado por completo en los últimos años: ahora el individuo es el astro rey y las empresas giran en torno a él a modo de planetas, es por esto que se considera fundamental tener una descripción lo más detallada posible de nuestra audiencia.
Definir a la perfección tu audiencia es clave, ya que esto determinará que tipo de contenido publicar y como promocionarlo.
Algo que te ayudará será crear una especie de retrato robot del usuario tipo: edad, sexo, profesión, poder adquisitivo, gustos, etc.
Cualquier paso que se de tendrá como finalidad establecer o afianzar la relación con ellos.

unknown001

Frecuencia de publicación

Después de tener una idea aproximada del tipo y propósito de nuestro contenido, el siguiente paso será determinar la cantidad y frecuencia de producción de contenido.
Mucho contenido no siempre es bueno. En la elaboración de nuestro calendario editorial es clave asegurarse de que puedes ceñirte a dicho plan sin perder calidad en tus publicaciones. Siempre es mejor centrarse primero en como distribuir el contenido y preocuparse por la cantidad del mismo más tarde.
Aprovechar al máximo el equilibrio entre frecuencia y calidad es el objetivo principal de este tipo de estrategias, pero un factor que siempre se debe tener en cuenta es si puedes o no mantener una consistencia en tus contenidos. No olvidemos que el contenido siempre se beneficia de la coherencia y la solidez, por lo que cualquier plan de contenidos debe velar por preservar estas dos cualidades.

Temas y palabras clave

Elegir los temas en que tenga una alta probabilidad de contener o estar relacionados con las palabras clave te ayudará, sin duda alguna, a sacarle el máximo partido a tu contenido, ya que las keywords nos dicen cuales son los intereses generales y concretos de nuestro público objetivo, por tanto, generando contenido relacionado con esas keywords, se podrá satisfacer las necesidades y gustos de los seguidores más fácilmente, y como consecuencia directa, pontenciar nuestro SEO.
Recuerda que tus usuarios no son robots, pero es totalmente factible hacer contenido que sea indexado por robots a la vez que legible por el usuario.

Creación del contenido

No olvidemos que de lo que se trata es de elaborar contenidos que, a pesar de su intencionalidad, resulten lo suficientemente atractivos como para atraer al usuario de manera natural.
Algo que nunca se suele tener en cuenta en ningún manual ni curso de gestión y elaboración de contenidos es la cuestión de la inspiración, algo que aquí no queremos pasar por alto.
La presión a la que están sometidos los gestores de contenidos para crear temas novedosos siempre ha existido, pero en estos tiempos de saturación de contenido y exposición masiva, esta presión es todavía más grande.
Así que, siempre que sientas que tus musas te han abandonado, ten en cuenta los siguientes aspectos:

Colaboración

¿Por qué llevar todo el peso tú solo? Los mejores gestores de contenido saben que el mejor contenido surge de la colaboración entre distintos miembros y equipos, así que no lo dudes en pedir ayuda.

 

brainstorming

 

Inspiración

Ojear una revista, ver vídeos, incluso leer el periódico puede sacar a la luz ideas originales. Ocupar la mente en otras actividades puede hacer que encuentres la inspiración antes de lo que crees.

Adaptación

Aprender a adaptarse y convertir ideas ya existentes en algo nuevo es parte del día a día de un buen gestor de contenidos. Con esto no queremos decir que se fusile o plagie contenido, si no que encontrar un tema o idea y presentarlo de una manera diferente puede dar como resultado una gran cantidad de ideas, que a su vez pueden generar otras nuevas.
Demos paso ahora a la pregunta a la pregunta del millón de dolores:

¿Cómo creo contenido interesante?:

  • Lo bueno si breve… dos veces bueno. Mensajes cortos, simples y directos.
  • Enriquece tus mensajes: audio, fotografía, vídeos. El 93% de los mensajes más compartidos en redes sociales como Facebook incluyen una imagen.
  • Contenido actualizado.: últimas noticias, datos curiosos, guías prácticas, etc.
  • Ofrece una ventaja: Descuentos, promociones… hacen que el usuario se sienta especial por formar parte de esa comunidad.
  • Publicación constante. Comunica cuando tengas algo que contar, pero de manera periódica.
  • Se original. No comuniques lo mismo en cada plataforma. No todas las redes sociales tienen las mismas características: Facebook y G+ fomentan el sentimiento de comunidad. Twitter establece un diálogo, etc.

Promoción y viralización del contenido

La clave para crear contenido que viral es crear buen contenido. No ha mayor secreto. Si un mensaje es interesante, aporta valor y llamará más la atención y , por consecuencia, tendrá muchas mas probabilidades de ser compartido por la comunidad.
Se puede compartir contenido en otras redes sociales, incluirlo como contenido destacado en una newsletter e incluso enviar a otros influencers y blogueros que puedan estar interesados.
No olvidemos la parte corporativa: es importante motivar a los empleados de la compañía, ya que un comentario realizado por algún empleado, tendrá mucha más credibilidad que el que realice el gesto de contenidos en cualquier perfil corporativo.

Como conclusión,no hay duda alguna en que el contenido de calidad llega lejos por sí solo. Es la labor del gestor de contenidos decidir que tipo de publicaciones conviene promocionar y cuales no.

viralización

 

No olvidéis que en Kybalion nos encanta poder contar con vuestra opinión, así que ¡toda impresión y consejo será bienvenido!