Empieza a utilizar GIFs animados en tus contenidos de marketing

Javier Prieto

Los gifs animados han sobrevivido a la evolución de internet: son ligeros, tienen potencial creativo y sobretodo, duran poco, por lo que el déficit de atención de los usuarios lo acepta de buen grado.

Su popularidad inspiró a Vine e Instagram vídeo y creócreado una cultura de memes absurdamente exitosa, tanto que páginas como http://www.buzzfeed.com/ viven de publicar absurdos GIFs

 

Y sin embargo se mueve…

Aunque los GIFs generan algo de resquemor entre los diseñadores, no podemos obviar el éxito que pueden suponer.

Por ejemplo, BlueFly descubrió que utilizando GIFs en sus emails incremento un 12% el ROI de sus campañas. O Dressed Up! un negocio de alquiler de trajes que realizó pruebas A/B con sus emails. Y resultó que entre la versión A, que contenía una captura de un vídeo estática, y la versión B que contenía un GIF animado había una diferencia del 26% en el Click Through Rate.

La conclusión es que los GIFs sirven como un gran Call to Action, son fáciles de consumir y pueden generar una emoción encapsulada (véase los famosos Cinemagraphs). Entonces ¿por qué no se utilizan bien y mucho? Principalmente porque es difícil. Y para empezar a hacer las cosas bien, aquí van unos consejos.

Un GIF puede ofrecer una visión rápida de diferentes opciones de producto.

 

Mantenlos ligeros

Ningún email debería superar los 100K de tamaño. Y es que casi la mitad de los emails se abren en móviles y esto nos obliga a volver a los tiempos donde cada Kilobyte se miraba con lupa.

Nada es peor para el ROI que un móvil ocultando el contenido y que aparezca el botón de “Descargar mensaje completo”, todo por haber excedido un poco el peso del mensaje. Así que como en casi todo hoy en día, mejor breve y bueno. Todo en poquitos KB y con pequeñas animaciones. Algo sucinto, elegante y ligero.

 

Utilizalos esporádicamente

El tiempo es oro. Con una media de 15 a 20 segundos de atención por email, más nos vale ir al grano en ese brevísimo espacio de tiempo. Lo bueno es que un GIF puede contar una historia en ese lapso de tiempo siempre que esté bien condensado. Ya sabemos que nos gustaría contar 3 o 4 cosas en cada email, pero en un email de marketing el receptor no te va a regalar tanto tiempo.

Utilizalos para contar historias cortas, como una píldora de información en si misma. Fácil de digerir. Algo que puede volverse en tu contra si comienzas a saturar tu contenido de animaciones vanales. Piensa hacia donde quieres atraer al receptor y llévalo ahí con una animación sutil, un cambio de color, un producto animado. Mejor dejarlo ahí que pasar el límite. Los GIFs son como el aliño a la ensalada, no te pases.

 

Haz un testeo previo al lanzamiento

En la industria web actual los tests de calidad están en la cima de la cadena alimenticia. Es vital realizar un test para comprobar que el email no tiene algún código o contenido oculto que no esté aumentando el peso. Herramientas como Litmus pueden ayudarte para revisar la presentación en diferentes entornos y realizar las correcciones necesarias.

 

El diseño es clave

Un mal GIF puede ser lo más feo, hortera y horrible y que sin duda va a repercutir negativamente en tu marca. Así que si no está bien diseñado, mejor déjalo estar. Internet está lleno de GIFs de grandes marcas que parecen sacados del escaparate de un Bazar de barrio. La dimensión temporal es más difícil de manejar que una imagen estática. Con los GIFs un diseñador puede motivarse demasiado y tomar el camino equivocado. Las animaciones han de ser sutiles, lo suficiente para sumar valor y no convertir tu comunicación en una feria ambulante.

La mejor animación es la añade valor sin desviarnos del mensaje.

¿Merece la pena incluir GIFs en tu comunicación? Rotundamente si, pero si te descuidas puede volverse en tu contra y reducir tus aperturas y crear una reacción negativa. Mejor empezar despacio, valorar donde tendría cabida y no forzar su utilización sin tener un objetivo claro. Realiza tests para su correcta presentación, cuenta con un buen diseñador y mide si realmente ha tenido un impacto.